¿Cómo afectan los cambios de horas a los más pequeños?

¿Cómo afectan los cambios de horas a los más pequeños?

Durante el año nos enfrentamos a cambios de horarios a los cuales nos podemos adaptar con facilidad, pero el problema radica en los más pequeños. En verano los días son más largos y los niños cambian su rutina disponiendo de mas tiempo, con respecto al invierno. Pero, ¿cómo explicarles que la hora cambió y por lo tanto las actividades que realizábamos se van a adelantar o atrasar? (depende de si es horario de invierno o de verano).

los cambios de horarios en los niños

Los más pequeños suelen experimentar dificultades leves y transitorias al momento de estos cambios, puesto que, para los niños las rutinas diarias son importantes y claves, ya que los hacen sentir seguros y tranquilos, y al retrasar o adelantar una hora el organismo suele crear un poco de resistencia.

Este cambio se nota a la hora de comer y dormir o despertar,  ¿por qué afectan los cambios de horas a los más pequeños?. La respuesta es sencilla, a los niños les encanta repetir las rutinas y es por ello que notamos que pueden ver una película una y otra vez, hasta el punto de aprenderse cada una de las escenas.

Expertos afirman que una de las razones por las cuales les afecta el cambio de horario a los niños es debido a que una hora es mucho más significativa que para los adultos, para ellos pasa el tiempo suele ser más largo.

Algunas de las dificultades que presentan los niños son los problemas de sueño que despliegan otra serie de conflictos como: irritabilidad, ansiedad, problemas en el comportamiento y atención. Claro, hay que recordar que no todos los niños son iguales por lo que algunos se ven afectados en mayor o menor medida.

Acciones a tomar en cuenta

En Guiñol Kids te damos algunas recomendaciones para que puedas sobrellevar los cambios de horas que afectan a los más pequeños.

Papás, lo primero es llenarse de paciencia durante estos días. Asimismo, psicólogos recomiendan que días antes de la modificación en el huso horario, los pequeños lleven sus rutinas diarias sin cambios extras, porque puede hacer más tardía la adaptación al nuevo horario.

Una vez la hora haya cambiado, el niño debe llevar sus actividades de manera normal, como si este cambio no hubiese existido. Por lo que, al momento de dormir, es probable que el niño no tenga sueño o, por el contrario, antes de la hora quiera ir a la cama. Se aconseja dormir al pequeño a la hora habitual, así que, aunque tengas que entretenerlo, es importante mantenerle despierto.

Para que la adaptación se produzca de forma rápida y adecuada, lo mismo debe suceder a la hora de despertar y comer: debe realizarse a la hora habitual. Recuerda tener paciencia y seguir estas pequeñas recomendaciones y al cabo de unos días, se acostumbrarán.

No Comments Yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *