¡Ya estamos en verano! Los niños y el agua todo un reto

Los niños y el agua

¡Ya estamos en verano! Los niños y el agua todo un reto

Llega el verano, las vacaciones y el tiempo de playa y piscina. ¡Seguro que tu pequeño está deseando de darse un chapuzón! No hay cosa que les guste más a los peques de la casa que disfrutar del agua en la playa o en la piscina.

Pero como madre, tienes que estar pendiente de todos los cuidados para que el pequeño no tenga ningún percance y disfrute del verano. Hay que extremar las precauciones y tomar medidas de seguridad para evitar posibles accidentes y pequeños sustos.

Vamos a daros unos consejos fundamentales para que los niños disfruten del verano y las mamás y papás estemos seguros y tranquilos.

Mochila para el agua:

No olvides la “equipación” correspondiente para que los niños puedan bañarse con seguridad. Los accesorios de baño más utilizados son: manguitos, burbujas, “churros”, flotadores, chalecos… pero siempre deberemos elegirlo en función de la edad y peso del niño o niña. Comprueba que los flotadores y demás objetos hinchables, tengan tapón de seguridad o en su defecto, que estén bien cerrados.
¡Y no podemos olvidar el cubo, el rastrillo y la pala para hacer castillos de arena!

Vigilando siempre:

Los niños siempre deben estar vigilados mientras se bañen en la piscina o la playa. Los primeros años, deberemos bañarnos con ellos y sujetarlos para que se sientan seguro y aprendan a ir flotando en el agua. A medida que se vayan haciendo mayores, los pequeños irán ganando autonomía y t necesitarán un poco de libertad, pero al menos hasta los 14 años deberán ser vigilados por una persona adulta para evitar percances en el agua.

Sol y protección:

Es obligatorio y fundamental, que utilicemos un protector solar algo para los niños, ya que su piel es mucho más sensible que la de los adultos y no está tan preparada para soportar los rayos de sol. Utiliza un factor +50 y que sea resistente al agua. Tras el baño, no olvides poner alguna crema para después del sol, para hidratar su piel tanto del sol, como del cloro o la salina del agua.

Los desagües de las piscinas:

Otra importante medida de seguridad que debemos tomar durante el baño de los más pequeños en la piscina es evitar que se acerquen a los puntos de desagüe y drenaje de la piscina.
A priori, estos desagües deberían de estar cubiertos para evitar cualquier problema, pero por si acaso, mantén a tu pequeño lejos de esa zona, para evitar que se hagan daño con el mecanismo de limpieza de la piscina o para evitar que sean succionados por las bocas depuradoras.

En la playa, mucho cuidado con que los niños se vayan a la parte honda. Mejor que jueguen por la parte de la orilla, donde puedas tenerlos cercas.

Aprender a nada:

Enseña a tu pequeño a nadar a una edad temprana, con monitores titulados o bien con ayuda de los papis. Cuanto antes aprendan a nadar, más fácil les resultará defenderse en el agua.

¡A disfrutar del verano!

No Comments Yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *